Sobre la molécula más importante. Detección de agua.

En un artículo reciente, Gómez et al. (Instituto de Acústica del CSIC y Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón) han descrito un método no-invasivo y sin contacto para determinar el contenido y el estado del agua en las hojas de las plantas. Esta investigación podría tener aplicaciones prácticas y puede ser una herramienta útil en la investigación de fenómenos dónde el agua tenga un papel fundamental.

El agua (H2O) es el medio dónde se desarrollan todas las reacciones bioquímicas, siendo imprescindible para la vida que conocemos. Por esta razón, la búsqueda de agua extraterrestre es fundamental para el ser humano, pues imaginamos que tenemos que buscar un sitio futuro adicional (¿o alternativo para cuando hayamos expoliado el planeta Tierra?) para prolongar nuestra existencia. Aunque esto es más ciencia-ficción que ciencia, lo que no debemos obviar es la importancia del agua en nuestra existencia. Aparte del motivo bioquímico, el agua es necesaria en agricultura (nos proporciona alimentos y otros bienes de consumo), por higiene y salud, para calmar la sed, y puede ser una fuente limpia de energía, si somos capaces de producirla eficientemente por combustión del hidrógeno (H2), lo que no es fácil y requerirá la investigación de aspectos tales como la electrolisis no contaminante de H2O (usando electricidad generada por energía solar), el almacenamiento seguro, eficaz y barato del H2, y el uso de pilas de combustibles eficaces.

Por lo tanto, debemos hacer todo lo posible por ahorrar agua, no contaminarla y si esto es inevitable, purificarla de manera conveniente.

Por todo esto, el agua tiene muchas connotaciones, desde sociales a científicas. Para leer sobre el tema, os recomiendo el libro H2O. Una biografía del agua (Philip Ball, Turner Fondo de Cultura Económica, 2008).

H2O_Ball

La investigación llevada a cabo por Gómez, Sancho, Peguero y Gil ha sido publicada en Applied Physics Letters, y en ella se describe un método de detección de agua que se basa en excitar la hoja con pulsos ultrasónicos de banda ancha emitidos a través del aire, que provoca una respuesta en la hoja, que empieza a resonar. El análisis de la respuesta por parte de la planta permite obtener datos sobre la microestructura de la hoja de la planta, así como la cantidad y el status de agua en la misma. Algunas de las características importantes del método es que es no-invasivo y no requiere contacto con la planta. Este estudio puede tener importancia práctica, entre ellas, el racionalizar el consumo de agua en los cultivos. Aparte de su aplicación en ciencias agrarias y agricultura, esta metodología también se podría aplicar a otros sistemas químicos dónde el agua juega un papel fundamental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *