Centros de investigación de excelencia

La Ministra de Ciencia e Innovación ha anunciado hoy el  Programa de Investigación “Severo Ochoa” que otorgará la “acreditación de excelencia” por 5 años (renovables) a unidades de investigación. Este reconocimiento lleva añadido financiación extra (5 millones de euros por los 5 años, que se pueden usar para contratar científicos de talento), incentivos que faciliten el trabajo a los investigadores,  preferencia en el uso de instalaciones científicas singulares y facilidad de acceso a otras convocatorias competitivas (por ejempo, la contratación de científicos y tecnólogos). Aunque no se han avanzado demasiados detalles, sólo una nota de prensa resumen de un desayuno informativo, la medida parece atractiva.

Aunque en este blog he dado mi opinión sobre la “excelencia” científica a nivel individual o grupo (escasa en España, aunque lo que sí tenemos es una clase científica de nivel medio-alto, que hay que potenciar); pienso que una medida de este estilo, dónde se potencia el centro de investigación, puede ser beneficiosa, pues el trabajo sinérgico de varios buenos investigadores pueden crear algo mejor. Esta medida también podría servir para racionalizar el sistema científico español, quizás demasiado disperso en tareas muy diversas en el mismo centro y, por otro lado, con investigadores con intereses científicos similares pero dispersos geográficamente y  que, con iniciativas de este tipo, podrían aprovechar mejor los recursos agrupados que de manera “solitaria”.

Ya tenemos centros de investigación que funcionan muy bien, como por ejemplo, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, el Centro de Regulación Genómica o el Instituto de Tecnología Química.

Ahora solo cabe esperar que las trabas administrativas no frenen el proyecto (por ejemplo, impidiendo la fácil contratación de investigadores o la movilidad de investigadores entre diversos centros) y que el proceso de selección sea lo más justo y transparente posible, sin que la solicitud suponga una carga excesiva de trabajo burocrático a los investigadores.

Bernardo Herradón

IQOG-CSIC

herradon@iqog.csic.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *