Por la ciencia. Por el futuro.

La riqueza y el bienestar de un país dependen de tres cosas:

1) Poseer recursos naturales, y saber y poder explotarlos.

2) Conquistar y/o robar las riquezas y los recursos a otros países.

3) Tener una ciudadanía bien formada.

Es evidente que España no cumple ninguna de las dos primeras condiciones; por lo tanto, si queremos que este país tenga futuro, debemos hacer los máximos esfuerzos para cumplir la tercera condición. El futuro de un país depende de tres cosas: educación, cultura y ciencia. Pero conseguir ver los resultados de políticas científicas, educativas y culturales lleva su tiempo (a veces décadas): no es sembrar patatas y recoger unos meses después.

Es por esto, que cuando he tenido que hablar del futuro de mi país, siempre he defendido la misma idea, expuesta al comienzo del párrafo anterior; y, por eso es muy importante, que los que hacen las leyes y los que nos gobiernan tengan visión de futuro. Una vez me entrevistaron y aunque dije, “Faltan políticos valientes que apuesten por el futuro“, el titular fue ligeramente cambiado (se cambió “futuro” por “ciencia”).

En los últimos meses estamos asistiendo a numerosas manifestaciones de ciudadanos que defienden diversos intereses; algunos son a corto plazo y muy necesarios (trabajo y vivienda dignas; derecho a la sanidad pública); otros son necesarios en el día a día, pero los veo más como proyecto de futuro, pues no se van a ver los resultados a corto plazo: una educación de calidad que permita que todos los que tengan capacidad puedan estudiar (sin depender de los recursos económicos) y el acceso a la cultura (realmente cara actualmente en España). Con estos dos aspectos consolidados conseguiremos que las próximas generaciones estén más preparadas y el país será más próspero.

Pero falta el tercer pilar de la estructura sobre la que se asienta el futuro del país: la ciencia. En los útimos años se ha producido un deterioro inmenso en el apoyo a la ciencia en España: recortes espectaculares de presupuestos, despedida de numerosos científicos de sus puestos de trabajo, cierres de unidades de investigación, supresión de convocatoria de becas y otras ayudas para la formación de investigadores, supresión de convocatoria de subvenciones del Plan Nacional, etc. Todo ello está llevando a la ciencia española a una situación tercermundista; no es estamos jugando el futuro.

Con una sociedad científicamente avanzada, tendremos un país fundamentado en el conocimiento; lo que va a implicar una economía más fuerte, unas universidades y centros de investigación más competitivos, y unas futuras generaciones más preparadas.

Tampoco hay que olvidar la ciencia contribuye a que la ciudadanía sea culta científicamente; lo que se traduce en que es capaz de valorar aspectos que influyen en nuestra vida (el uso de transgénicos y células troncales en alimentación y biomedicina, las fuentes energéticas, problemas medioambientales, el impacto de los nuevos materiales, etc.); así como ser capaces de distinguir entre la ciencia (sólida, basada en el método científico) de la pseudociencía, la superchería y la superstición.

Y todos tenemos que demostrar que nos importa el futuro, apoyando a la ciencia. Por ello, os pido que acudáis a las manifestaciones que el próximo 14 de junio se celebrarán en diversos lugares de España. En Madrid habrá un acto público de presentación de la nueva Carta por la Ciencia en el Salón de Actos de la Sede Central del CSIC (c/ Serrano, 117) a las 12 h. A las 12:30 saldrá una manifestación desde dicha Sede Central del CSIC hasta el Ministerio de Economía y Competitividad (Paseo de la Castellana, 162), donde se entregarán las firmas de apoyo a la carta, que puede ser suscrita en esta dirección web.

Para ese mismo día, se están organizando también actos de apoyo en otras ciudades: La Coruña, Barcelona, Granada, Murcia, Oviedo, Palma de Mallorca, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife, Santiago de Compostela, Sevilla, Valencia, Vigo y Zaragoza. Puede encontrarse toda la información sobre horas y lugares en esta página web.

 
Bernardo Herradón García
CSIC
b.herradon@csic.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *